Crítica Urbana

May 24, 2009 | lab,laboratori

cartel crítica urbana

Estuvimos en Madrid en el festival Crítica Urbana, organizado por Frágil y compañía en el Patio Maravillas, un bonito festival autogestionado y pensado para trabajar la cara más política de las intervenciones urbanas. Estuvieron presentes artistas como Spy, DosJotas, Luzinterruptus, Neko, Dier, Noaz o Left Hand Rotation, entre otros y hubo charlas, debates y audiovisuales alrededor de lo que el título del festival remarcaba: Crítica Urbana.

Nuestra participación fue triple: Javier Abarca, que organizaba lo de las proyecciones, pasó nuestro “ Plantillas de Barcelona “; el día antes habíamos hecho una presentación de nuestras activitades como colectivo y, durante todo el festival, estuvimos trabajando en nuestra obra. Y es aquí donde nos gustaría detenernos brevemente: la participación de cada artista en el festival consistía en intervenir una de las habitaciones de la 5ª planta del Patio Maravillas. Sucede que nosotros siempre habíamos tenido “peros” a trabajar intramuros. Por ello, decidimos realizar, más que una obra, un proceso, y observar las reacciones del público ante nuestra propuesta.

Ésta, la propuesta digo, consistía en instalarnos dentro del espacio expositivo, convirtiéndolo en nuestro espacio de trabajo. Esta idea, nada nueva, todo hay que decirlo, nos permitió, aparte de sentir el placer de tener un espacio de trabajo que no tenemos, observar las reacciones del “querido público”, convertido entonces en parte de la obra. La tónica general fue la de: “ui, perdón” al abrir la puerta y descubrir, no lo que esperaban, presumiblemente una obra, sinó esto:

En casi todos los casos, la gente nos daba a entender que “ahí no había nada”.

La misma invisibilidad se ha podido observar tiempo después en internet. De las 100 fotos más relevantes de Flickr etiquetadas “crítica urbana” sólo en 2 aparece nuestro espacio de trabajo, y concretamente de lo único parecido a una obra que había en la habitación: un par de pintadas a medio hacer.

En realidad, dentro había una investigación marcha, nuestros archivos disponibilizados como material de consulta y, sobretodo, la posibilidad de establecer un diálogo, no con la obra, sinó con el obrero.